DÍA MUNDIAL DEL AMBIENTE

Por:

Día Mundial del Medio Ambiente. ¿Cómo se relaciona esta temática con la de nuestro proyecto editorial, el Hábitat? El clásico vistazo a las definiciones de diccionario de ambos conceptos siempre resulta irresistible y no deja de funcionar como gatillo para algunas reflexiones básicas pero con potencial. Si el Hábitat es el espacio adecuado, ya sea natural o construido, para el desarrollo de la vida de un determinado organismo, el Medio ambiente sería representado por las condiciones externas a ese ser vivo, que condicionan su existencia, su modo de desarrollarse y de desenvolverse.

por Equipo Editorial HC

El Medio ambiente surge entonces como una dimensión superior, compleja, incontrolable y previa a la de nuestra sociedad, y al cual como humanidad podemos perturbar, afectar, con relativa facilidad simplemente sosteniendo nuestra forma de vida -y de habitar, precisamente- pero luego no podemos reestablecer o reparar una vez que se hacen visibles los daños siempre profundos y complejos que generamos.

Bienvenida sea esta conmemoración para tomar conciencia desde nuestro espacio comunicacional sobre la vigencia de esta problemática, la medioambiental, que ha tenido gran auge entre fines de los ‘70 y mediados de los ‘90, y hoy en día parece algo desdibujada de la agenda mundial y el clima de época. Si fuimos criados en un mundo interpelado por la novedad de Greenpeace, aterrorizado por la expansión del agujero de la capa de ozono y el derretimiento de los polos, y permeado por la temática al punto que en la televisión los niños podíamos ver dibujos animados alusivos como Capitán Planeta y la canción de Michael Jackson Earth song lograba ser #1 en los rankings, se percibe que en esta década -que ya está terminando- las temáticas en debate han pasado a ser otras, más relacionadas con la igualdad de derechos aún no conseguida plenamente, la preocupación por la inmigración y la creciente xenofobia en auge en los países desarrollados y el desarrollo inédito de la comunicación en su formato 2.0, las redes sociales y la vida atravesada por las aplicaciones, el contacto instantáneo y permanente, el 4G, lo viral y las fake news.

Hablar de cuestiones ambientales en términos de hábitat es pensar en cómo al momento de proyectar y construir, se reúnen los parámetros necesarios para poder elaborar no sólo un edificio o una casa, sino también trabajarlo desde el urbanismo y desde el paisajismo.

Tratar esta temática en tiempos actuales, es poder debatir cómo son y funcionan los espacios urbanos, como co-existe la estética a la hora de diseñar sitios de esparcimiento o espacios verdes y que se relacionen con su preservación y conservación.

Un ejemplo muy claro y de debate actual, es observar rápidamente la relación entre lo construido en un barrio hiper poblado, con sus espacios verdes… ¿Cuántas plazas ven alrededor? ¿Esas viviendas cuentan con lugares de esparcimiento propio o se diseñaron ponderando materiales que contemplen su orientación? Muchas preguntas surgen en este día mundial del medio ambiente, que más bien son aquellas preguntas que deberíamos hacernos a diario para entender cómo nuestras ciudades están mutando drásticamente y casi en forma negativa, respecto a la pérdida de espacios verdes de calidad, de la pésima calidad constructiva de los edificios, y porqué no de la saturación urbana.

La tarea de humanizar el entorno, de habilitarlo para la actividad humana, se desprende de las incumbencias como profesionales al servicio de la creación de hábitat, como una necesidad de transformar los espacios urbanos dentro de un sistema sostenible que contemple la integración de las cuestiones medioambientales. Obviamente que no deja de influir las condiciones del entorno natural que la rodea, la voluntad de los profesionales y políticos intervinientes y hacer caso o caso omiso a las necesidades de sus habitantes. Soluciones rápidas para la situación habitacional terminan en conflictos como la utilización de materiales de bajo rendimiento, de tecnología poco pensadas a las condiciones climáticas, e incluso de no lograr que comulguen los espacios verdes con lo urbanizado, que termina en plano secundario, o hasta casi residual.

Pensar en una arquitectura que deje de ser un mero negocio para estar al servicio de la sociedad, es parte de la reflexión que no solo corresponde a profesionales idóneos del área, sino también como ciudadanos y ciudadanas sobre que queremos para nuestro barrio o ciudad.

Percibiendo este contexto, resulta doblemente valioso aprovechar la fecha para llamar la atención a quienes siguen este medio o puedan verlo compartido por algún contacto, y preguntar -preguntarnos también- por qué el concepto de medio ambiente y todo lo difundido y debatido en ese momento aparece tan desdibujado y bastante lejano en estas épocas en donde los problemas que han llevado a la crisis estructural a nivel global no han logrado solucionarse, y para colmo tenemos varios años más transcurridos con esta manera de vincularnos con nuestro entorno.

También te puede interesar

Villa Constitución, se ubica en el sur de la Provincia de Santa Fe, en un extendido frente costero caracterizado por la fuerte presencia de la barranca que enmarca el paisaje del humedal. Desde Hábitat Ciudadano seguimos recorriendo el país, compartiendo diferentes miradas y relatos de como se está enfrentando al COVID, territorializando nuestra serie de […]

La pandemia nos afectó en muchos aspectos, sin dejar de lado a la calle. Todo ha sucedido de forma drástica, siendo la movilidad desde lo urbano como un factor que no sólo cambió nuestras conductas laborales, sociales y hasta culturales sino también nos pone a pensar como colectivo como será el transitar hacia la nueva […]

Send this to a friend